El volver y los pequeños rituales (o un diario glotón)

El día gris, frío, mojado, poca gente en las calles, la nieve en montículos sucios. Entro al café, puertas altísimas y detrás una cortina pesada  que hay que atravesar para entrar al calorcito. Grüß Gott digo, parte importante del ritual, saludar según la manera clásica. También adentro poca gente, la vitrina llena de los mejores pasteles imaginables aunque no hay mucha variedad. Se oyen conversaciones en bajo tono, miro si hay alguna mesita al lado de la ventana … ¡perfecto!  Gemütlichkeit convertida en sitio, esa palabra que designa a Viena muy bien y que quiere decir comodidad y calor, relajación. Lo primero: mirar donde están los periódicos que siempre tienen un lugar especial en los cafés vieneses, están todos los principales y varios de cada uno … que nadie se quede sin el que prefiere. Lo encuentro y ¡ya me puedo acomodar en mi sitio! El camarero, su aspecto es el que se espera, con uniforme, y su actitud: cortés. Puede estar un poco enervado pero siempre adentro de una actitud distante y digna, lo cual no quiere decir que no se pueda permititir alguna pequeña broma. Si uno no se mueve adentro del ritual su actitud se podría confundir con poco amable. Pido el desayuno vienés: huevo cocido, dos semmeln, mantequila mermelada y queso, con café.

cafe2

El café en el que estoy hoy, adentro de las diferentes especies de cafés vieneses, es uno que yo llamaría de la especie “vetusto”. Puede ser que no hayan intervenido mucho en su aspecto desde hace unas décadas. La decoración parece que hubiera estado sumando objetos desde el siglo XIX, incluída una misteriosa corona de ramas que relaciono vagamente con un sitio de caza o con un refugio alpino. Los cafés mas conocidos y que están en el centro de Viena son más brillantes y perfectos, tal vez más parecidos a lo que fueron en su época de gloria, cuando por ellos se paseaban Freud o Stephan Zweig, o similares. Pero a mi a veces me gustan estos, silenciosos y tranquilos. Mas gemütlich, y menos tomados por el turismo.

Pero el tema es: rituales. Volver es buscar esa otra manera de ser que era uno y de la que todavía uno sabe cada movimiento, cada ejercicio de pregunta y respuesta. Yo digo Grüß Gott con su correspondiente modo de cantar las palabras, y me contestan lo mismo o alguna de las 2 o 3 variantes. Es una manera de moverse y relacionarse. Un ritual con que se dice: ¡yo también soy de aquí! Sigo el ritual que antes me salía automático, que antes era simplemente lo normal. Y casi es lo mismo. Pero solo yo me doy cuenta de que es un ritual y lo disfruto.Ya son mas de 10 años que no vivo en Austria, ahora lo normal para mi es otra cosa. En Barcelona me pasé mis primeros años buscando cafés que se acercaran al tipo vienés y donde poder leer tranquila… Ya no los busco, claro.

Cuando vuelvo a Viena busco mis sitios favoritos.  Por fuerza del paso del tiempo van desapareciendo, mas los cafés que las calles y plazas que si aguantan mejor el paso del tiempo. Mi ritual conocido también va quedando reducido a ciertos contextos. No he hablado de las Konditoreien, pastelerías, muchas veces de barrio, con su chefin o dueña al frente. Muchas veces Konditorei y Chefin también vetustos y con decoración años 50, y con un ambiente muy distinto al de los cafés vieneses. Son mas informales, o tal vez mas proletarias. Las Konditoreien que estaban al lado de mi casa cerraron, seguramente por jubilación, y están siendo sustituídas por otra especie muy distinta. No son cafés ni Konditoreien sino Lokale; no son vetustos sino cool, trendy, o como se quiera expresar. Yo me quedo sola con mi ritual pues mi Grüss Gott suena … pues eso, vetusto, ahora se saluda “hallo” y se despiden con un “chao”, y, ¡se tutean! Nada que hacer… Supongo que si me hubiera quedado aquí sería parte del movimiento de des-formalización del ritual diario vienés. Seguro que si.

Y así cambia Viena, esta vez es hasta posible que me tenga que devolver a Barcelona sin haber probado un solo sandwich como me lo daban en la Konditorei que cerró…

cafe1

Mentiras … (seguirá Austria)?

https://www.buzzfeed.com/craigsilverman/how-macedonia-became-a-global-hub-for-pro-trump-misinfo?utm_term=.wylxAg4V7E#.jnkm9q6YWv

hillary8115149-1

Ahora en EEUU: Mentiras fabricadas en serie según las impolutas leyes del mercado: el dogma de la bondad del libre mercado se ha tomado todos los aspectos de la vida social. Lo que se hacía en Macedonia era un simple negocio. Manipulación sin culpa ni autor sancionable según nuestro sistema de leyes, pero con consecuencias gravísimas para muchos seres humanos. Teníamos razón los que nos hemos pasado décadas hablando y escribiendo que un sistema en el que lo único que cuenta es la ganancia y que cuyo valor de cabecera es el egoísmo personal solo podía acabar mal, solo que nunca nos pudimos imaginar hasta que extremos llegaríamos. Y ahora se está viendo o mas bien saltando por todos lados. Lo más increíble es que en todas partes sucede lo mismo, en Colombia el No con su manipulación confundida con marketing, en el Brexit, salió a relucir la mentira poco después de las elecciones, y ahora esta noticia sobre los EEUU que comparto y que parece chiste . La manera en que ganan los respectivos candidatos de derecha es la misma: sacando el peor lado del ser humano y nutriéndolo con mentiras. Y estamos aterrados, tristes, consternados, o con náuseas. Pero lo cierto es: nunca desde hace décadas había habido tanta incertidumbre, está explotando por todos lados y la gente parece haber despertado del letargo consumista (en donde lo pudo haber) para uno u otro lado…. Que tiempos!

Colombia, EEUU, Gran Bretaña y próximamente Austria: hay elecciones a principios de diciembre donde esta sucediendo exactamente lo mismo. El candidato verde en Austria, Van der Bellen, un profesor de la vieja guardia todavía cree en el raciocinio del ser humano y expone argumentos, habla sobre temas, tiene ideas, explica su programa… todo lo que la política debería ser según nuestras intimas creencias acerca de la democracia y de que somos seres civilizados y racionales, como tanto nos gusta definirnos a los occidentales. Pero ya Freud lo dijo hace mucho tiempo, hay una gran brecha entre esta autodefinición que nos encanta y la realidad de lo que somos. ¿Qué puede hacer un listado de propuestas de Van der Bellen, o su manera respetuosa de hablar, en contra de la manipulación emocional que hay del otro lado? Emocionalidad que para funcionar solo puede ser subliminal, pues a nadie le gusta darse cuenta que está siendo manipulado. Pero al mismo tiempo, cuando sale a luz que hay manipulación desfachatada a nadie parece importarle. Ha surgido el término de “post-verdad” y se refiere a esto, la indiferencia hacia creer verdades que no lo son- pero esto es otro tema.

En Austria y mientras los candidatos están en campaña, hay difusión acerca de la manipulación que está teniendo lugar, se analiza detalladamente el juego sucio de esta derecha tan experta en ello. Ha habido programas enteros de televisión dedicadas a ir uno por un tras los rumores de por ejemplo violaciones, o robos por parte de extranjeros, mostrando que cada uno era falso. Se analiza la manera de hablar del candidato, su retórica, su manera de escaparse de contestar preguntas y en lugar de ello atacar al contrincante o incluso a la moderadora … son verdaderos expertos en retórica manipulativa. Y aunque es cierto que cierto don de retórica es necesario para todo político, la proporción de manipulación que hay aquí es alarmante.

Esperamos que en Austria toda esta tarea de destapar las mentiras tenga algún efecto, pero estas siguen circulando a pesar de ser desmentidas y sobretodo su efecto es acumulado e irreversible, así funcionamos. Viendo como va el año me temo lo peor: Austria podría tener en menos de un mes a un presidente de claro corte fascista por no decir nazi.

Aquí una serie de videos que analizan la retórica del candidato austríaco de extrema derecha: https://cms.falter.at/falter/hofers-spiel-eine-videoserie-ueber-rhetorische-tricks/

Merken

Merken

Merken

La xenofobia que se siente

Ver de cerca el odio de una horda neonazi, como se ve en el video que reproduzco más abajo, es espeluznante. Aquí se ve una manifestación de Pegida (Patriotas europeos contra la islamización de Occidente) celebrando su primer año y un reportero, de piel oscura y en un alemán impecable, le pregunta a la gente que porqué está ahí. Una mujer dice que se podría dar que: “…cuando les den una señal desde la mezquita nos ataquen con cuchillos a todos…” Ella ha oído de un caso así, alguien ahí mismo, en la manifestación, se lo había contado. Luego, el reportero pregunta: “Pero usted me tiene miedo a mi? Yo tengo raíces migrantes, árabes …”. La mujer se ríe y dice: “No, a usted no, si usted ya está integrado…”. Más adelante en el video el reportero se encuentra con personajes bastante más violentos, a los cuales no les importa que el reportero en cuestión, visiblemente de ascendencia no alemana, esté “integrado”.

Me vienen a la cabeza imágenes de la época nazi: la más inocua aunque de un horror muy cercano por ser una escena de barrio: un hombre anciano, obligado a arrodillarse en la calle y limpiar el suelo, con la gente mirando: un judío. ¿Como fue posible este horror? Esto nos hemos venido preguntado las siguientes generaciones durante décadas. Hoy pareciera que lo estamos viviendo: el cómo fue posible.

Hace 30 años yo todavía alcancé a vivir el curioso tabú que había en Alemania contra toda expresión de nacionalismo, ondear la bandera en actitud patriótica estaba muy mal visto. Pues el nacionalismo alemán fue tabú. Fue. Hubo un momento, me acuerdo, en el que se hizo claro que el tabú había caído: en el mundial de futbol del 2006, Alemania celebró sin tapujos sus victorias y pudo ondear su bandera, este cambio de actitud se comento bastante en su momento. (1)

El Pegida en cuestión es una pequeña minoría y no hay que otorgarle más alcance del que tiene. Ya yéndome a Austria, lo preocupante se da en la población más general. He oído, viniendo de gente relativamente cercana, comentarios que expresan miedo/odio hacia los inmigrantes musulmanes: Que el país se está islamizando y en unos años vamos a perder nuestra cultura. También argumentos más elaborados y que reflejan los de el partido racista de derecha, el FPÖ: Que nos quitan el trabajo, la vivienda, que viven del dinero del estado, y reciben más que “los nuestros”. Prácticamente todos argumentos que se desbaratan con solo informarse un poco y mirar datos reales. Y uno de los mas efectivos: Que maltratan a sus mujeres y no comparten los valores occidentales… Este tema ya daría para varios libros. Solo decir que uno de los personajes más machistas que he conocido en mi vida justamente surge de puras cepas rurales austríacas donde hay auténticos trogloditas. Pero desde una visión racista “ellos” están todos anclados en la prehistoria y “nosotros” somos todos civilizados.

Lo que tal vez me da mas duro del giro de los últimos años es que el odio, el menosprecio hacia el extranjero se ha normalizado. Aunque los violentos sean pocos, el expresar prejuicios y juzgar por el color de la piel o la procedencia sí ha perdido toda vergüenza social. Ya el racismo no es tabú ni cuestión de algunos extremistas solamente.

Volviendo al tema de los refugiados, los perjuicios están llegando más allá, con ayuda de “rumores” descaradamente falsificados (2) y campañas políticas que incitan al odio: Que los refugiados violan, atacan tiendas para robar, etc. Y ver como la gente estos días está esperando en las fronteras para poder llegar a una Alemania que se ha vuelto la tierra prometida, ya aguantando no solo su historia, hambre y cansancio, sino además frío; ver estas imágenes y saber que se van a encontrar con un racismo creciente … esto es muy triste. Vienen de las guerras modernas en las que países poderosos bombardean países que no pueden tomar represalias. ¡Que guerras más limpias! … para los que atacan desde el aire. La otra parte de la “guerra”, la de los que huyen de sus países destrozados, esta parece que no había entrado en el cálculo…

Pero Austria tiene también otra cara. En un reportaje (3) a Andreas Babler, el alcalde de Traiskirchen, el pueblo austriaco donde está localizado el gran campo de refugiados de Austria, podemos darnos cuenta de que las cosas no tendrían que ser así. En este pueblo es donde mas potencial habría para que los nativos se sientan amenazados o en peligro de perder su cultura, etc. En el pueblo hay una situación desesperada y caótica con la llegada de tantos refugiados. Y sin embargo… Con una política de comprensión y diálogo, de inclusión de los refugiados en actividades con los habitantes de este pueblo, el alcalde ha logrado mantener una actitud abierta y solidaria hacia ellos. Esto se refleja en que los votantes del FPÖ, el partido de derechas y racista ya mencionado, se ha mantenido, sorprendentemente, en números bajos (14%). Lejano al 30% que logró este partido en la últimas elecciones regionales austríacas. El alcalde es muy cercano a la gente del pueblo, en los restaurantes y bares habituales participa en discusiones que hablan de problemas reales (¡no de los imaginarios!) que pueden surgir en la convivencia con los refugiados, actuando en parte como mediador, escuchando las quejas. Intenta aclararle a los vecinos del pueblo que el problema no son los refugiados, sino un sistema que no les ha dado otra opción a estas personas. Y que hay que convivir.

(1) Ver por ej. http://www.vergessene-fahnen.de/
(2) “Flüchtlingshetze im Internet” Reportaje austríaco de la ORF sobre la falsificación de datos que criminaliza a los refugiados:
http://tvthek.orf.at/topic/Fluechtlingskrise/10463081/Thema/10764941/Fluechtlingshetze-im-Internet/10764943
(3) https://nzz.at/phenomenon/wie-ein-hemdsaermeliger-weltverbesserer-in-traiskirchen-die-fpoe-klein-haelt/

A %d blogueros les gusta esto: