Desmenuzando verdades alternativas: La inmigración y los chicles

Circula un video muy pedagógico y aparentemente razonable sobre la inmigración y la pobreza mundial. Un señor Beck ilustra con chicles las cifras de inmigrantes y también de los habitantes de países empobrecidos. Al principio parece interesante, solo cuando me doy cuenta de que está hablando de la futilidad de la inmigración (¡legal!), me doy cuenta de que lo que estoy viendo proviene del mundo de las ideas de extrema derecha que triunfa hoy: está defendiendo la idea de la pureza de una identidad y alimentando indirectamente todos los prejuicios contra inmigrantes que ya circulan. Me parece importante que refutemos estas ideas y expongamos lo que están haciendo y el peligro que conllevan para la convivencia en el planeta. Aquí está el Video

Podemos resumir la argumentación así: ‘Como la inmigración (legal) no está ayudando a mitigar la pobreza mundial entonces hay que parar esta inmigración. Más bien habría que enviar ayuda a los países pobres’. El señor parece un humanista embarcado en discutir la solución a la pobreza mundial. Convence. Pero es tenebrosa su conclusión.

Vamos por partes … Beck basa su conclusión en un enunciado base: ‘el fenómeno de la inmigración es (o quiere ser) una ayuda a países empobrecidos’. La argumentación se basa en un “algunos dicen”, y en un momento dice que “las élites nos están diciendo esto” (…). Si reflexionamos acerca de este enunciado, vemos que no tiene ningún fundamento: el norte global aunque si acepta inmigrantes como ayuda humanitaria, de ninguna manera estaría intentando mitigar la pobreza mundial aceptándolos. Es más, los inmigrantes económicos tienen mucha menos aceptación que los refugiados políticos, aunque en una época si fueron buscados para trabajar. Por ejemplo, en Alemania en los años 70 se buscaba gente que entrara al país a trabajar, se les decía “Gastarbeiter” (Trabajadores invitados). Pero no, no entraban como parte de una política de ayuda humanitaria.

Tenemos entonces que la conclusión a la que llega Beck: que no hay que dejar entrar más inmigrantes legales, tiene una falacia como base de su argumento tan ilustrativo. Desde este enunciado falaz parte Beck para hacer su demostración con los chicles y concluir: Como la emigración no sirve para lo que debería servir, las personas se deben quedar en sus respectivos países y no emigrar. Esta solución queda sobre la mesa como racionalmente fundamentada, ¡solo al mirar en detalle su argumentación nos podemos dar cuenta de que no tiene coherencia!

Y preguntamos: ¿Porqué será que los antepasados de este señor y de la gran mayoría de sus compatriotas no se quedaron en sus respectivos países? Algunos por ejemplo, sufrirían la gran hambruna irlandesa de mediados del siglo XIX cuando emigraron millones a los EEUU. Pues tendían que haberse quedado ahí y esperado ayuda de alguien, según ha argumentado Beck. Que se sostenga esto desde una nación que ha construido su identidad nacional sobre el ser un melting pot, es grave. Tal vez este señor esté traicionando todos los valores fundacionales de su nación, esa que tanto parece defender (el video se reproduce en una página llamada “Movimiento identitario”).

Importante diferenciar que el señor Beck no está hablando de las razones para inmigrar en si sino de las razones para dejar entrar a los inmigrantes o no. Las razones para inmigrar son convenientemente invisibilizadas en la argumentación. Beck está obviando discutir la complejidad de estas causas, por ejemplo las guerras causadas por su mismo país o el ejercito de trabajadores de reserva y mal pagos que necesita la economía de hoy para funcionar. También se está olvidando de que vivimos en la era de la globalización, y el mandato de ‘cada cual en su país’ también tendría que abarcar a las multinacionales y los mercados financieros, para ser consecuentes … esto tal vez le gustaría menos a los identitarios.
Beck concluye en su argumentación que hay que ayudar a las personas “allí”. Se trata de la gran falacia desarrollista: parece que genialmente el señor se estuviera inventando la ayuda al desarrollo. La misma de éxito improbable que existe desde la invención del tercer mundo (1). No se pregunta el porqué “allá” están empobrecidos: Hoy entra “ayuda al desarrollo”, y sale mucho mas en forma de diferentes brutalidades del capitalismo actual como por ejemplo las leyes de comercio tipo embudo: tu obedeces al libre comercio, nosotros si subsidiamos. ¿Sorprende que haya inmigración? Según la ley de demanda y oferta es lo normal- que las personas salgan a buscar oportunidades. Y las encuentran… por ejemplo el sistema de agricultura en Europa y también en el rico país del melting pot está apoyado en migrantes ultra-flexibles gracias a su no-regularización…

La estrategia de Beck de parecer que está preocupado por la pobreza mundial es muy convincente y diferente a los más clásicos argumentos ant-inmigración que circulan. Es peligrosa su forma de argumentar pues su disfraz de oveja engaña a muchos. Solo con la tan contundente conclusión de cerrar las puertas a toda inmigración se nota cual es su interés en la charla, y cual su ideología. Y su desprecio por esos Otros pobres queda claro con el violento derramamiento de bolas: el desbordamiento de la pobreza mundial. Deja el sabor de que ese Otro pobre no solo sería insalvable sino deficiente, pues continúa reproduciendo su pobreza.

(Hay mucho más para decir pero aquí se queda por ahora…)

  1. Ver por ej. Artura Escobar.
A %d blogueros les gusta esto: