El volver y los pequeños rituales (o un diario glotón)

El día gris, frío, mojado, poca gente en las calles, la nieve en montículos sucios. Entro al café, puertas altísimas y detrás una cortina pesada  que hay que atravesar para entrar al calorcito. Grüß Gott digo, parte importante del ritual, saludar según la manera clásica. También adentro poca gente, la vitrina llena de los mejores pasteles imaginables aunque no hay mucha variedad. Se oyen conversaciones en bajo tono, miro si hay alguna mesita al lado de la ventana … ¡perfecto!  Gemütlichkeit convertida en sitio, esa palabra que designa a Viena muy bien y que quiere decir comodidad y calor, relajación. Lo primero: mirar donde están los periódicos que siempre tienen un lugar especial en los cafés vieneses, están todos los principales y varios de cada uno … que nadie se quede sin el que prefiere. Lo encuentro y ¡ya me puedo acomodar en mi sitio! El camarero, su aspecto es el que se espera, con uniforme, y su actitud: cortés. Puede estar un poco enervado pero siempre adentro de una actitud distante y digna, lo cual no quiere decir que no se pueda permititir alguna pequeña broma. Si uno no se mueve adentro del ritual su actitud se podría confundir con poco amable. Pido el desayuno vienés: huevo cocido, dos semmeln, mantequila mermelada y queso, con café.

cafe2

El café en el que estoy hoy, adentro de las diferentes especies de cafés vieneses, es uno que yo llamaría de la especie “vetusto”. Puede ser que no hayan intervenido mucho en su aspecto desde hace unas décadas. La decoración parece que hubiera estado sumando objetos desde el siglo XIX, incluída una misteriosa corona de ramas que relaciono vagamente con un sitio de caza o con un refugio alpino. Los cafés mas conocidos y que están en el centro de Viena son más brillantes y perfectos, tal vez más parecidos a lo que fueron en su época de gloria, cuando por ellos se paseaban Freud o Stephan Zweig, o similares. Pero a mi a veces me gustan estos, silenciosos y tranquilos. Mas gemütlich, y menos tomados por el turismo.

Pero el tema es: rituales. Volver es buscar esa otra manera de ser que era uno y de la que todavía uno sabe cada movimiento, cada ejercicio de pregunta y respuesta. Yo digo Grüß Gott con su correspondiente modo de cantar las palabras, y me contestan lo mismo o alguna de las 2 o 3 variantes. Es una manera de moverse y relacionarse. Un ritual con que se dice: ¡yo también soy de aquí! Sigo el ritual que antes me salía automático, que antes era simplemente lo normal. Y casi es lo mismo. Pero solo yo me doy cuenta de que es un ritual y lo disfruto.Ya son mas de 10 años que no vivo en Austria, ahora lo normal para mi es otra cosa. En Barcelona me pasé mis primeros años buscando cafés que se acercaran al tipo vienés y donde poder leer tranquila… Ya no los busco, claro.

Cuando vuelvo a Viena busco mis sitios favoritos.  Por fuerza del paso del tiempo van desapareciendo, mas los cafés que las calles y plazas que si aguantan mejor el paso del tiempo. Mi ritual conocido también va quedando reducido a ciertos contextos. No he hablado de las Konditoreien, pastelerías, muchas veces de barrio, con su chefin o dueña al frente. Muchas veces Konditorei y Chefin también vetustos y con decoración años 50, y con un ambiente muy distinto al de los cafés vieneses. Son mas informales, o tal vez mas proletarias. Las Konditoreien que estaban al lado de mi casa cerraron, seguramente por jubilación, y están siendo sustituídas por otra especie muy distinta. No son cafés ni Konditoreien sino Lokale; no son vetustos sino cool, trendy, o como se quiera expresar. Yo me quedo sola con mi ritual pues mi Grüss Gott suena … pues eso, vetusto, ahora se saluda “hallo” y se despiden con un “chao”, y, ¡se tutean! Nada que hacer… Supongo que si me hubiera quedado aquí sería parte del movimiento de des-formalización del ritual diario vienés. Seguro que si.

Y así cambia Viena, esta vez es hasta posible que me tenga que devolver a Barcelona sin haber probado un solo sandwich como me lo daban en la Konditorei que cerró…

cafe1

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: