Megaproyectos y barbarie

“Todavía somos unos indios”, frase que se oye en Colombia y que nos dice cosas sobre nuestro imaginario: colonialidad, racismo… la dicotomía creada entre civilización y barbarie. Ese “todavía” indica que nos imaginamos avanzando por un camino con meta visible: la civilización. Aunque a veces se pudiera pensar que vamos más bien en contravía. O como dice el filósofo Cornelius Castoriadis: «Esos países, llamados anteriormente, con una sincera brutalidad “atrasados”, y luego “subdesarrollados”, fueron cortésmente llamados “menos desarrollados” y finalmente “países en vías de desarrollo”, hermoso eufemismo para significar que, de hecho, esos países no se desarrollan». El “desarrollo” es la zanahoria que va adelante del burro.

Los sacerdotes del desarrollo bendicen e imponen megaproyectos como el de Hidroituango mientras la zanahoria promete mejor vida para todos. Allí, en nombre de la fantasmagoría del progreso, con arrogancia, se ignoraron en su momento las múltiples voces disonantes y se les envió el Esmad a los pobladores de la zona, como si no fuera a los ciudadanos a los que se deben el gobierno y sus políticas. Como toda clase dirigente en nuestros países de herencia colonial, también en Antioquia la promesa del progreso, el sueño de un bien mayor, permite el abuso: se considera daño colateral. Abuso ya centenario contra pueblos como el de los nutabes, despojados de todo después de la inundación, despreciados en sus reivindicaciones, derechos y saberes.

Es necesario, sí, cubrir la necesidad de energía de un país cuya economía crece. Pero no así. Ya el mundo se retracta de megaproyectos, cuyo gigantismo tiene demasiadas secuelas medioambientales y sociales. Concretamente, respecto a las hidroeléctricas, nuevas tecnologías de bajo impacto apuntan a energía hidroeléctrica nano y micro.

Algún día, ojalá, dejaremos la barbarie que dicta enviar fuerzas armadas contra la propia población. Cuando a golpes aprendamos que no lo sabemos todo, más bien diremos: ¡qué bueno que todavía somos unos indios! Aprenderemos que somos naturaleza y que destruirla es destruirnos.

Publicado en Vanguardia Liberal 26.5.2018

Anuncios

Tiempos de manipulación

Las Naciones Unidas hace poco declararon que Facebook fue un detonante de la masacre en Myanmar contra los rohinyá. También se ha considerado la responsabilidad del gigante virtual en el ascenso de Trump al poder y en el Brexit. Desde afuera de cada país no se entienden estos procesos. ¿O alguien externo a los EE. UU. puede discernir cómo fue posible que se eligiera a Trump? Es en cada idiosincrasia donde se engrana el mecanismo que exacerba el miedo y el odio para ganar votos.

Nadie cree que lo están manipulando; si fuera claro de ver no tendría efecto. Se encauza el descontento de las personas, reduciendo temas complejos de la sociedad a un blanco y negro: siempre hay un malvado sin fisuras, y un “nosotros” a salvar. Como se analizó respecto a Trump, el lenguaje manipulador equivale al del que habla con niños. La barrera de lo aceptable baja cada vez más, se expresan prejuicios sin tapujos –el nivel de los “memes” que circulan es deprimente–. El incremento del racismo en Europa en los últimos años es un ejemplo lamentable.

Los engaños pueden acabar mostrando el cobre, incluso, la prensa puede dedicarse a desmentirlos, pero esto no anula el efecto. Así sucedió en la campaña del Brexit o en las últimas elecciones en Austria. También, en las campañas uribistas del “no”, ni siquiera hubo que comprobar que se manipulaba emocionalmente: el responsable lo declaró con orgullo de marketing triunfante. Concretamente: Timochenko no será ahora presidente; de la supuestos peligros de la “ideología de género” ya no se habla y Santos no le entregó el país al “castrochavismo”. ¿Hay alguien que se retracte?

Detrás de la incitación al miedo “no queremos ser Venezuela”, hay una ideología retrógrada. Y continuismo, aunque se presenten como oposición.

Publicado el Sábado 19 de Mayo de 2018 en Vanguardia Liberal

http://www.vanguardia.com/opinion/columnistas/gisela-ruiseco-galvis/433441-tiempos-de-manipulacion?fb_comment_id=2546108278748059_2546743752017845#f11c5137287a74e

Cortocircuitos cognitivos

Publicado 12.5.2018 en Vanguardia Liberal

En psicología hay conceptos que sirven tanto para manipular al ser humano, como para nombrar fenómenos psicosociales y, con ello, intentar entender nuestro propio comportamiento. Tenemos, por ejemplo, el concepto de atajos cognitivos: cortocircuitos del pensamiento que nos facilitan vivir pero que distorsionan nuestra percepción. Me concierne aquí uno concreto: el considerar el momento histórico en el que estamos como una culminación natural: pareciera que todo proceso tuviera que llevarnos al ahora. Se trata de una distorsión cognitiva que nos lleva a juzgar el presente con indulgencia, a verlo como inevitable. Perdemos de vista que nuestro hoy es el resultado de muchas pequeñas decisiones y eventos que podrían haber tenido otros desenlaces.

Así, percibimos el estado actual de lo que llamamos capitalismo como dado, como único posible hoy. Pero es uno de muchos capitalismos posibles. Puede resultar sorprendente (por estar normalizado) que el capitalismo actual, el llamado neoliberalismo, tiene una historia muy corta: solo unos veinte o treinta años. Dogmas como la desregulación laboral y financiera o la reducción del gasto público, procesos que han permitido una escandalosa concentración de riquezas, e, incluso, dogmas más antiguos como el que dicta la función omnipresente del PIB, o la obligación de que la economía crezca perpetuamente, tienen una historicidad cuestionable en sentido positivo: son procesos que se pueden revisar. Como en efecto está sucediendo ya en muchas instituciones académicas y think tanks.

La distorsión lleva a simplificar la realidad, y a juzgarla erróneamente. Hoy en Colombia muchos perciben “el capitalismo” actual como única alternativa posible ante el “amenazante socialismo”, reducido en otro cortociruito al “socialismo” de Venezuela (no al de Noruega). Muchos votarán con miedo, defendiendo un statu quo que deberíamos, urgentemente, cuestionar, pues estamos en momentos en los que nuestras fuerzas tendrían que estar dirigidas a solucionar los gravísimos problemas medioambientales y sociales –íntimamente unidos– que enfrentamos globalmente, y no a perpetuar la actual estructura económica que es la causa del estado de emergencia del presente.

 

Las soledades de Colombia

Por Gisela Ruiseco Galvis

Publicado en Vanguardia Liberal. Mayo 5/ 2018

En Colombia se ha llegado a un absurdo en el que se confunde el defender la necesidad de reformas múltiples con tener inclinaciones comunistas. Esta confusión puede venir, mas allá del miedo y de la polarización atizados por ciertos políticos, de una particular miopía causada por lo que Bolívar llamó (y García Márquez retomó): “las soledades de Colombia”. La ciudad está fraccionada en estratos insalvables; la ciudad y el campo mal conviven a años luz de distancia psicológica.

Cualquier estudio serio clama por reformas. El Fondo Monetario Internacional reconoce que la alta concentración del ingreso constituye el peor problema de América Latina; y Colombia ocupa el segundo lugar con mayor desigualdad (2014). Enfocándonos en la tenencia de tierras: se trata de un país donde el 25% de los propietarios es el dueño del 95% de la tierra, donde el 64% de los hogares campesinos no tienen acceso a la tierra, y donde la estructura de ésta todavía proviene de la colonia (IGAC). Si además consideramos la re-concentración de tierras sufrida tras décadas de desplazamientos forzados (las soledades permiten ignorar el drama), está claro que una reforma agraria es urgente.

Asusta entonces que algunos candidatos desestimen la grave problemática del campo, como lo hace I. Duque en su programa, reduciéndola a “la informalidad”. El mismo término “informalidad” está siendo cuestionado: la FAO ha reconocido la importancia de la “agricultura familiar” (¡nueva categoría política!) para la seguridad alimentaria, para la generación de empleo y la preservación de las culturas y el medio ambiente (ver Red Nacional de Agricultura Familiar: RENAF). Ya se está trabajando en Colombia la convivencia de este tipo de agricultura, que es la que nos alimenta, con la agroindustria. Una esperanza para comenzar a curar la herida, la deuda, que tenemos con el campo. A un colombiano citadino le puedo doler más un atentado terrorista en París que una masacre en su propio territorio. Que esto pertenezca al pasado, sería hora de acompañar las soledades.

 

A %d blogueros les gusta esto: