Sobre pelos, normas y agricultura

Sobre pelos, normas y agricultura

Diciembre 2013

Pelos muy lindos hay en mi país. Caminando por centros comerciales, lugar de encuentros y ocio, se ven las cabelleras femeninas disciplinadamente cuidadas, pelos lacios perfectos y brillantes … donde se nota que hay blower de por medio. ¡Que mujeres tan cuidadas y arregladas! No dejo de preguntarme como hacen, de donde sacan el tiempo, para poder quedar así todos los días.

Eso sí: ay de quien pretenda mantener su cabeza ondulada, crespa o similar (si nació con esta aparente desgracia) e intente buscar un corte de pelo que se ajuste a su cabellera. Se encontrará con una peluquera atónita, como me ha sucedido mas de una vez … querer ajustar el corte o peinado al tipo de pelo resulta una idea muy extraña. Pues lo normal es amansar, disciplinar, forzar, el pelo, valiéndose de mil artimañas conocidas.

El impulso es conducir lo que “hay” hacia la norma, no se llegan a considerar las propias características para ajustarse a ellas, o a inventar según la necesidad, a apreciar lo particular. No. Lo importante es parecerse en lo posible a un ideal. Y esta lógica se puede trasponer a cualquier característica física. Ni pechos pequeños, ni tez oscura, ni baja estatura; se rechaza alguna redondez en el lugar equivocado o una nariz con personalidad propIa. Con las secuelas que ya conocemos: trastornos alimenticios, epidemia de cirugías estéticas … Y aquí no vamos a empezar a hablar de la narco- estética femenina impuesta por el dinero fácil, eso ya sería otro tema.

Leemos en P. Bourdieu y sus investigaciones sobre clases sociales en Francia (La Distinción), que son las mujeres de la clase pequeño burguesa las que tienen más necesidad de ajustarse a una norma. Son las que se hacen más operaciones y emplean mas tiempo en cambiar su aspecto. Ellas están, como característica del habitus pequeño burgués, en constante carrera por parecerse a la gran burguesía. Pues el querer cambiar lo propio implica que hay una meta externa, un querer parecerse a, o un alejarse de si mismo. Se crea un vacío eterno entre lo que se es y lo que se debería ser. Esto imposibilita ver lo maravilloso de la diversidad, de lo particular de cada uno.

Por un lado entonces tenemos que las normas de lo que “se usa” no permiten mucha variabilidad: los peinados que están “de moda” son pocos. Por el otro lado vemos también que hay una dirección concreta de la norma: una alergia a lo indisciplinado, a lo natural, pues lo natural es diverso y los gustos propios serían diversos. Las mujeres se ven muy “producidas” y trabajadas.

Podemos también reflexionar que ese estilo que ignora la diversidad y la quiere ajustar a lo que debe ser se puede observar en muchos ámbitos. Un sistema cultural cuyo modus operandi es imponer normas en vez de mirar lo particular, las necesidades de lo local, no puede más que ser agresivo contra ese particular que quiere erradicar. Lo que se hace en nuestras cabezas femeninas se puede comparar con lo que se le hace a la tierra. En la agricultura convencional moderna es irrelevante mirar si aquí crece mejor tal o cual tipo de maíz, pues el punto de vista es, al igual que cuando domamos el pelo: como forzamos todas las circunstancias para que aquí crezca el tipo de maíz que se impone. Cuales y cuantos químicos hay que poner para que crezca x semilla industrial, no importa las características locales, ni la sabiduría campesina que conoce cual semilla se da allí mejor- cuidadosamente ajustada en su evolución al suelo, a la cantidad de agua, clima, etc. No. La agricultura industrial fuerza, obliga al suelo a ajustarse, sin tener en cuenta las consecuencias a largo plazo…

Será que vivimos en una cultura que simplemente ama lo artificial y desdeña lo que “hay”?

Otro capítulo, otra ciudad: Aquí existe una curiosa peluquera, que proviene de otro continente. Este personaje corta el pelo según lo que el pelo quiera hacer. En vez de ajustar y forzar lo particular, lo mira, lo admira, lo consiente y lo deja guiar. ¡Que refrescante! Haberla encontrado antes…

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: