Basura Cero o Reducir, Reutilizar, Reciclar, Recuperar

Por Gisela Ruiseco Galvis

Publicado en Vangardia Liberal, Oct. 2009

Uno de los retos ambientales que enfrentamos hoy es la generación y manejo de residuos sólidos. La expansión de la industrialización y de la sociedad de consumo ha resultado en un incremento exorbitado del volumen de basuras, creando un problema que se sale de nuestras manos. Estamos convirtiendo a nuestro planeta en un gran basurero. Hemos permitido que se imponga la cultura de usar y tirar, sin pensar que en algún momento la capacidad del globo terráqueo, así como los recursos que alimentan la cadena de consumo, se toparán con un límite. Lo que sucede hoy en nuestra ciudad, en El Carrasco, (… a donde con las basuras?) lo podemos imaginar repetido a gran escala en el futuro. Pero no se trata solamente de un problema de falta de espacio. Las basuras provocan impactos importantes en el ambiente y en la salud humana. Estos impactos están relacionados con la contaminación atmosférica, contaminación del suelo y contaminación de aguas superficiales y subterráneas.

Según datos de la “Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios”, se estima que a nivel nacional actualmente se generan aproximadamente 30.886 toneladas diarias de residuos de los cuales el 89.55% se disponen en sistemas de relleno sanitario y el 2,99% en plantas integrales de tratamiento de residuos sólidos. El 7,46% se desechan inadecuadamente en botaderos a cielo abierto, quemas, cuerpos de agua y enterramientos.

Visto en el contexto del país, la disponibilidad de rellenos sanitarios se pueden considerar un avance. Y son en realidad el mal menor si pensamos en las toneladas de basura que se lanzan directamente a ríos y mares, o que se queman sin ningún control de gases, o si pensamos en el 35% de los municipios colombianos que solo disponen de botaderos a cielo abierto (datos de Supersevicios). Sin embargo, los gases que emanan de estos rellenos contienen contaminantes tóxicos que pueden provocar efectos graves en la salud. Hay estudios que asocian la residencia cerca de un relleno “sanitario” con la incidencia de cáncer. En los rellenos, en general, los gases que se liberan transportan sustancias químicas presentes en diluyentes de pinturas, solventes, plaguicidas, además de compuestos orgánicos volátiles peligrosos. Y no se trata de modernizar los rellenos, hasta los rellenos más modernos tarde o temprano filtran y contaminan el agua subterránea de la zona, filtrando lixiviados tóxicos.

Los rellenos sanitarios además contribuyen en gran medida al cambio climático. Constituyen la mayor fuente de emisiones de metano creada por el hombre. El metano es un gas tóxico que altera el clima y es entre 25 y 72 veces más potente que el dióxido de carbono. Lo sistemas de captura de gas de los rellenos no son lo suficientemente efectivos para prevenir estas emisiones.

Actualmente y como sucede en Bucaramanga, muchos de los rellenos y basurales existentes están completamente saturados y las autoridades no encuentran sitios donde localizar nuevos. Por otra parte, la incineración ha demostrado no ser una alternativa para tratar los enormes volúmenes de residuos que se generan. Los incineradores emiten mas dióxido de carbono por megavatio- hora que las plantas de carbón y gastan 3 a 5 veces mas energía que plantas recicladoras. Además, producen cenizas y escorias muy tóxicas.

Frente a la generación de volúmenes inmanejables de residuos de la mano de un modelo de consumo que promueve prácticas insostenibles, existe la propuesta de “Basura Cero”: Se trata de un principio que enfrenta el problema de los residuos desde su origen, partiendo desde el diseño de los productos, de forma que se alargue su vida útil y estén fabricados con materiales amigables. Se trata así mismo de eliminar el uso de sustancias tóxicas en los productos, envases y embalajes. Como consumidores, podemos preferir productos que se ajusten a esta demanda, así como también optar por el mínimo necesario de material de empaque. Prevenir la basura ocupándonos de reusar, reciclar y compostar es, además de ser una estrategia barata, una de las estrategias mas efectivas para proteger el clima. Ciudades como Canberra en Australia o San Francisco, en Estados Unidos, han aplicado estos principios; esta última logró reducir en un 50% sus residuos urbanos en 10 años. Recientemente Buenos Aires en Argentina ha acogido también los preceptos de Basura Cero.

Información adaptada de Greenpeace, Ecologistas en Acción, Gaia: http://www.no-burn.org, Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios: www.superservicios.gov.co

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: